ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS PARA HACER TU RESTAURANTE MÁS SOSTENIBLE


¿Un consejo para empezar? No pienses que lo que haces no tiene importancia solo porque eres una gota en el mar, solo uno entre miles de millones de personas: ¡es precisamente con esa mentalidad con la que estamos destruyendo el planeta! La solución, en realidad, es bastante simple. Se trata de adquirir la conciencia de que cualquier elección que tomemos tiene consecuencias directas sobre el medio ambiente, ya sean positivas o negativas, depende solo de ti.




"¿Un consejo para empezar? No pienses que lo que haces no tiene importancia solo porque eres una gota en el mar, solo uno entre miles de millones de personas"





Acuérdate siempre cuando organices tu lugar de trabajo, hagas la compra y elijas algunos productos en lugar de otros o decidas gestionar los residuos de una cierta manera, que en ese preciso momento estás comenzando un círculo que puede llevar al empeoramiento de la contaminación del agua, el suelo y el aire, el aumento de la deforestación, contribuir con la destrucción de los hábitats...

o quizás no.


Si aun no te has decidido a dar el paso para actuar y ser parte del cambio, tenemos algo que contarte:

  • Las poblaciones de peces se están colapsando, y esto es en gran parte debido a la pesca masiva por la alta demanda

  • Nuestro sistema actual de consumismo está produciendo tal cantidad de residuos que no se puede procesar. ¿Te imaginas que no pudiéramos deshacernos de la basura que producimos? ¿Te haces una idea de cuánto ocuparía?

  • El uso intensivo e implacable de sustancias contaminantes ha comprometido seriamente el ambiente en el que vivimos. Cuida tu entorno y estarás cuidando el aire que respiras, la comida que comes y el agua que bebes.

  • La deforestación ha alcanzado niveles insostenibles hasta el punto de eliminar incluso el oxígeno que respiramos. No se trata de conformarse con los árboles que tenemos cerca de casa, en puntos tan alejados como el Amazonas o Borneo se produce también el oxígeno que respiramos.


Montaña de residuos. © Darren Whiteside · Reuters
"¿Te imaginas que no pudiéramos deshacernos de la basura que producimos?"

Si todas esta razones no son suficientes, entonces, tal vez, haya una cosa que podría ayudarte a reflexionar:


En estos días, el mundo está experimentando una de las pandemias más generalizadas de las últimas décadas, tanto es así que los gobiernos de todo el planeta están adoptando medidas sanitarias que están afectando fuertemente la vida de todos nosotros. Este es un excelente ejemplo de cómo todo está conectado, de cómo nuestras acciones tienen repercusiones reales en el medio ambiente y cómo estas, a su vez, nos afectan.

¿Te preguntas cómo? La destrucción sistemática de los hábitats está demostrando ser una causa principal de las zoonosis, ya que virus que hasta entonces habían estado confinados en ecosistemas salvajes no perturbados han llegado a nosotros.

Recuerda siempre que vives en este planeta y que, aunque eres 1 de 7 mil millones de personas, lo que haces tiene consecuencias: ¡todos estamos interconectados!

Por lo tanto, depende de ti decidir si continuar siendo parte del problema o tratar de ser parte de la solución: ¡te aseguramos que con un poco más de esfuerzo mental que económico, puedes lograrlo!


Te dejamos una serie de simples acciones que puedes realizar en tu restaurante o cafetería para comenzar con buen pie:

Separa el vidrio. ¿Sabías que el vidrio puede ser reciclado infinitamente? Si no tienes contenedor de vidrio cerca de tu local infórmate en la empresa de recogida de vidrios, Ecovidrio, y habla con ellos sobre la posibilidad de ponerte uno. ¡Ojo! no confundas vidrio con cristal, este último - típico en vasos de vino - no se puede reciclar.



Rompe las anillas de plástico que unen las latas antes de tirarlas: las que terminan en el mar, por su forma, provocan daños físicos graves e incluso la muerte de animales acuáticos que se quedan atrapados en ellas.

Intenta evitar todo lo que esté empaquetado individualmente (palillos de dientes, azucarillos…) y si es indispensable, elige productos que estén envueltos en papel y no en plástico: ¡son fáciles de encontrar!



Si tienes una terraza, dótala de ceniceros y papeleras y conciencia a tus clientes para que no dejen volar sus restos con el viento. Una vez que se esparcen, no desaparecen, y muchos terminan en el mar.


Tortuga deformada al crecer después de quedar atrapada en unas anillas de un pack de latas

Repetir esto una y otra vez nunca es suficiente: no dejes que en tu local se tiren las colillas al suelo, ¡insistid en que se usen los ceniceros!


Aunque las hayas sustituido con material biodegradable, las pajitas no siempre son indispensables: ¿merece la pena producir otro desecho por 15 minutos de uso?





Para los chiringuitos de la playa: están de moda y decoran bien, pero los puffs inevitablemente se rompen y dejan en el ambiente miles de pequeñas esferas de poliestireno que son muy dañinas para el ecosistema. ¿Lo habíais pensado?



Habla con tus proveedores e insiste, niégate a comprar ciertos artículos dando preferencia a otros y explícales el porqué, animándolos a optar por otros más sostenibles. ¡Funciona!.¿Crees que adoptar estas costumbres te hará perder clientes? ¡Al contrario! La opinión pública de medio mundo está ya fuertemente concienciada con las temáticas medioambientales y el movimiento contra el consumo de plástico está creciendo día tras día, sobre todo en Europa. Apostamos que si explicas a tus clientes por qué has decidido cambiar tus hábitos, se encariñaran contigo aún más.

 


Si quieres saber más sobre cómo hacer de tu restaurante o cafetería un lugar sostenible y respetuoso con el medio ambiente, echa un ojo a nuestro proyecto “No Plastic More Fun” y no dudes en contactarnos si tienes dudas.






Por Paola Fabricio,

responsable del proyecto de Nereide "No Plastic More Fun"

y propietaria del restaurante Pachamama en Tarifa

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER
AVISO LEGAL
CONTACTO

info@nereide.org

+34 691 61 92 29

¿DÓNDE NOS ENCONTRAMOS
¡SÍGUENOS!

© 2020 Nereide.  

Designed by Cristina Otero Sabio | Akris