PROPÓSITOS SOSTENIBLES PARA 2021

Actualizado: ene 3

Queremos desearos un 2021 cargado de salud, momentos de alegría y de cambios positivos. Sabemos que 2020 ha sido un año para olvidar en muchos sentidos, pero también hemos aprendido mucho de él. ¿Cuántos de vosotros habéis echado de menos un momento de inmersión en la naturaleza cuando vuestro entorno durante días y días fueron las cuatro paredes de casa? La pandemia del coronavirus nos ha hecho ver en varias ocasiones lo importante que es la conservación del medio ambiente en la supervivencia de las especies, incluida la nuestra. Es hora de abrir los ojos y actuar. El principal origen de esta pandemia es la destrucción del hábitat de la vida silvestre y la deforestación, y esto tiene además otras consecuencias sobre nuestra salud y la del planeta.



Nos gustaría proponerte que para este nuevo año incluyas entre tus propósitos uno que esté directamente relacionado con la mejora del medio ambiente. ¿Crees que es algo difícil? ¡Para nada! Hay muchas pequeñas acciones cotidianas que puedes realizar y que, si entre todos nos lo proponemos, podemos marcar la diferencia (y sin "ecoagobiarnos").


Te dejamos unos cuantos ejemplos para tu día a día en los que quizás no habías pensado antes:


¡Pásate a lo sólido!


Opta por comprar jabones sólidos artesanales, de esta forma cuidarás de tu piel y cabello y evitarás desechar muchísimos envases de plástico - que no son siempre reciclados - y su producción.





Compra a granel


Conserva los recipientes de vidrio de los alimentos que acabaste y reutilízalos para tus próximas compras, evitando así el consumo de envases de plásticos y cartón. Busca un negocio a granel cerca de tu hogar, ¡cada vez hay más!


Y no sólo sirve para los alimentos: en mi casa rellenamos también los botes de detergente para la ropa y el jabón para lavar los platos y el suelo.



Compra local, bio y de temporada


Detrás de cada fruta o verdura que compras en el supermercado puede que se esconda una larga historia de uso de pesticidas dañinos para tu salud y el suelo, deforestación e incluso explotación laboral. Además, muchos alimentos se cultivan en condiciones no naturales, son conservados durante mucho tiempo en cámaras frigoríficas y transportados desde lugares muy lejanos. Todo esto requiere un gran consumo energético y contribuye con las emisiones de dióxido de carbono, agravando el problema del cambio climático. Además, los alimentos de temporada tienen mejor sabor, comprando local ayudas a mover la economía de tu zona y ¡también evitarás el consumo de plásticos! Existen muchos negocios y asociaciones que preparan una caja semanal cargada de frutas y verduras de temporada y kilómetro 0. ¡A mí me llega una cada miércoles! Es una ocasión para desarrollar tu creatividad y aprender nuevas recetas.



Dentífrico natural en vidrio y cepillo de dientes de bambú


Por cada compra de pasta de dientes convencional estás también comprando un envase de plástico - que no suele ser reciclable - y una caja de cartón. Además, muchos contienen microplásticos en su composición. Comprando dentífrico natural en envase de vidrio y cepillos de dientes de bambú evitarás desechar más plásticos. Teniendo en cuenta que cada persona se lava los dientes de 2 a 3 veces al día, ¡es un gran paso!



Un frigo sostenible

¡Di no al film transparente! Aunque parezca un aliado indispensable en nuestro frigorífico, existen muchas alternativas, como las tapas de silicona elásticas, que se pueden reutilizar infinitas veces. También te aconsejo que optes por comprar tuppers de vidrio, ya que los de plástico pueden contener algunas sustancias químicas dañinas para tu salud.




Puedes cambiar el mundo desde tu plato


Considera reducir el consumo de carne y productos de origen animal. ¿Conoces el movimiento internacional Lunes Sin Carne? Te animamos a unirte, y si puedes hacerlo más días, ¡mejor! Muchas son las razones por las que te animamos a reducir el consumo de productos de origen animal: la salud, el sufrimiento animal, el cambio climático, la deforestación y la pérdida de la biodiversidad, entra otras. Lee este texto de Greenpeace para saber más.


Pero no sólo la carne, hablemos también del pescado. Muchas poblaciones sufren sobrepesca, y esto afecta a todo el ecosistema marino, ya que altera el equilibrio en la cadena trófica. Además, gran parte del pescado que encontramos en el supermercado proviene de aguas a miles de kilómetros. Si vas a comprar pescado, que sea local (o lo más cercano posible) y de temporada. El método de pesca también importa. Evita el pescado de acuicultura, ¡no es más sostenible, no te dejes engañar!


Para tus desayunos y meriendas, elige la leche vegetal sobre la animal. Existen diferencias entre las opciones vegetales en cuanto se refiere a sostenibilidad, pero eso sí, cualquier leche vegetal es mucho más sostenible que de origen animal.



Evita las compras online

Durante la pandemia, las compras online se han disparado. El comercio electrónico puede parecer algo muy cómodo y práctico, pero tiene numerosas consecuencias para la economía local y el medioambiente. Por un lado está el empaquetado, que suele contener plásticos y otros materiales de desecho, como el cartón. Otro punto importante es el transporte: si vas a comprar online, asegúrate de conocer el origen. Muchos productos proceden de otros países, por lo que con cada pedido estamos contribuyendo con las emisiones de dióxido de carbono. Además, comprando productos online a multinacionales estamos dejando de lado a los negocios locales, que seguramente nos necesitan más que nunca. En definitiva, si necesitas realizar compras online, opta por puntos de venta cercanos y pequeños comercios.



Menstruación sostenible


La menstruación es algo natural e inevitable que nos acompaña a las mujeres a lo largo de gran parte de nuestra vida. La higiene durante esos días del mes es indispensable y nosotras podemos elegir cómo cuidar de nuestro cuerpo y del planeta. Existen alternativas a los productos de higiene desechables como las compresas, salvaslips y tampones. Utiliza productos menstruales reutilizables, como la copa menstrual o las compresas/salvaslips lavables - si lavas la ropa interior, ¿por qué no usarlos?. Además, es mejor para tu salud. La copa menstrual está hecha de silicona libre de químicos, al contrario de los tampones.



Si quieres saber más sobre sostenibilidad y medio ambiente, ¡síguenos en las redes!



Fotografía y texto por Cristina Otero Sabio,

Asociación Nereide




SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER
AVISO LEGAL
CONTACTO

info@nereide.org

+34 691 61 92 29

¿DÓNDE NOS ENCONTRAMOS
¡SÍGUENOS!

© 2020 Nereide.  

Designed by Cristina Otero Sabio | Akris